Acción mediante la cual una persona, tras librar una dura batalla a base de empujones, codazos y pisotones, logra alcanzar la barra de un chiringuito y se coloca en una posición defensiva tal, que no hay Dios en este mundo material conocido ni en el del mas allá, capaz de robarle un ápice de atención de los camareros.

       
 

¿Conoces más palabras andaluzas?

Cubicando…

Share Button