Palabra polisémica que sirve para denotar: o bien a un vaso largo de cristal relleno hasta el borde de un líquido amarillento, espumoso y frío, extraído de un barril y con un coste aproximado de 125 pesetas; o bien al isleño cuando, por motivos achacables al consumo excesivo de cañas (en su anterior acepción) , el diseñador de un cartel, logotipo o pintada, se da cuenta de que no cabe la palabra cañailla.

       
 

¿Conoces más palabras andaluzas?

Cubicando…

Share Button