Jugada de fútbol en la que un jugador atacante logra pasar el balón por entre las piernas del defensor. A éste se le cae la cara de vergüenza, y es obligado a jugar de portero el resto de su vida deportiva. Si recayera o recayese en el mismo error, sería relegado al puesto de utillero salvo que el balón fuera o fuese suyo.

       
 

¿Conoces más palabras andaluzas?

Cubicando…

Share Button