Dicese en el juego de las bolas al comienzo de este. Si el que lo dice primero es el que va ha tirar desde el hoyo, ninguno de los contrarios puede plantarse (colocarse) en una posición escondida. Sin embargo, si el que lo dice primero es uno de los que van a plantarse, sí tiene derecho a hacerlo, pero solo el que lo dice. El tirador dice enseguida “¡marmolillo!” y el resto de los oponentes quedan sin este derecho.

Enviado por: Antonio Zorrilla

       
 

¿Conoces más palabras andaluzas?

Cubicando…

Share Button