0

compañones

-

Compañones en Alomonte(Huelva),testiculos

Enviado por: klifex

0

za ar llano

-

desafiar a pelear al aire libre

en Almonte(Huelva)

Enviado por: klifex

0

Ponerse pua

-

Hartarte de algo hasta no poder más, como por ejemplo de comer.

Enviado por: Isa vargas

0

Alfisanes

-

Chicharos o alubias.

Enviado por: Kerriganferrera@hotmail.com

0

pacà

-

dentro de la expresión, ” ven para acá” se dice venpacà

 

Enviado por: Francisco

0

Aro.

-

Claro.

Enviado por: Pablo

0

Esta to crema

-

Está todo bien todo guay expresión normalmente utilizada por los canis 

Enviado por: @goku_el_xulo

0

Carqueja? Una ayuda andaluces

-

LA CARQUEJA.-
Ando ya bastante tiempo buscando por doquier y ni San Google, me ha podido ayudar, pues en general me sale la planta esta de los altiplanos, pero nada más. Soy un señor de edad algo avanzada. Mi padre siempre estaba con un soniquete muy de nosotros y andaluz sobre “la carqueja”. La palabra indica cuando te entra el sopor, sonnolencia o cansancio y se te van cerrando los ojos. Pero recuerdo vagamente con cariño y frustración, que era así ”La carqueja te entra por las cejas, se te cierra los ojos, sin tú querer…..
Será recompensado gratamente el semiólogo que me ayude.

GRACIAS.

 

Enviado por: @lovely67

0

El origen de la palabra BUJARRÓN

-

Curiosa historia de la palabra BUJARRÓN, tan usada en Andalucía y que se usa para definir a mariquitas, en general de edad avanzada. Como podréis ver en nuestros diccionarios, BUJARRÓN se usa principalmente en Andalucía occidental y su origen viene del italiano buggerone, y este del latín  tardío bŭgerum, que se refiere a los habitantes de Bulgaria. El origen viene de los tiempos del Imperio Bizantino, cuando los herejes eran expulsados y acogidos en la fronteriza Bulgaria. La asociación de sodomita con hereje fue natural pues en aquella época no había mayor herejía que la sodomía. Luego nuestra sabiduría andaluza deformó la palabra a GUARRÓN de forma natural y fue exportada a Hispanoamérica de la mano de los andaluces, usándose en la actualidad en varios países latinos.

0

Una andaluza en Ávila

-

– ¿Nos vamos a Ávila?- ¡Enga! ¡Amo!

Y estando allí me preguntaba: ¿por qué si todo el mundo me trata excepcionalmente bien me da la impresión de que son algo secos? El sabio, que venía conmigo, intentó darme una respuesta:

Marina, no son secos, es que no son chistosos. En tu pueblo sois muy dados a las bromas. Aquí la gente es maja, pero no graciosa.

La explicación no me tranquilizó. Los abulenses hacen comentarios divertidos continuamente, por ejemplo sobre el frío. ¡Si me han hecho chistes sobre el lagarto de Utrera! ¿Es eso de malaje? ¿Es de saborío? Yo creo que no.

Pero al final, el sabio siempre encuentra la respuesta:

Marina, ¿te has dado cuenta de que aquí la gente dice ADIÓS?

¡Claro! ¡En mi pueblo decimos hasta luego! Pero aquí te dicen adiós. Un corto y (para mis oídos) contundente adiós. Que te entran ganas de responder “illo, no hase farta que me eches, que ya me voy”.

Es una simple cuestión de acento, pero probadlo en casa, andaluces, y despedíos con adiós. Ya veréis lo que os cuesta y lo raro que os suena.

Porque el andaluz es arte, gustoso de hablar y de escuchar. Pero de vez en cuando es conveniente conocer cosas distintas. Para apreciar mejor (si cabe) lo que uno tiene.

Marina Martínez

@sepuededecir