0

Una andaluza en Ávila

-

– ¿Nos vamos a Ávila?- ¡Enga! ¡Amo!

Y estando allí me preguntaba: ¿por qué si todo el mundo me trata excepcionalmente bien me da la impresión de que son algo secos? El sabio, que venía conmigo, intentó darme una respuesta:

Marina, no son secos, es que no son chistosos. En tu pueblo sois muy dados a las bromas. Aquí la gente es maja, pero no graciosa.

La explicación no me tranquilizó. Los abulenses hacen comentarios divertidos continuamente, por ejemplo sobre el frío. ¡Si me han hecho chistes sobre el lagarto de Utrera! ¿Es eso de malaje? ¿Es de saborío? Yo creo que no.

Pero al final, el sabio siempre encuentra la respuesta:

Marina, ¿te has dado cuenta de que aquí la gente dice ADIÓS?

¡Claro! ¡En mi pueblo decimos hasta luego! Pero aquí te dicen adiós. Un corto y (para mis oídos) contundente adiós. Que te entran ganas de responder “illo, no hase farta que me eches, que ya me voy”.

Es una simple cuestión de acento, pero probadlo en casa, andaluces, y despedíos con adiós. Ya veréis lo que os cuesta y lo raro que os suena.

Porque el andaluz es arte, gustoso de hablar y de escuchar. Pero de vez en cuando es conveniente conocer cosas distintas. Para apreciar mejor (si cabe) lo que uno tiene.

Marina Martínez

@sepuededecir

1

No es que no se sepa

-

Siendo muy pequeña, cuando aprendí a leer en el colegio me di cuenta de que mi compañera Pilar tenía un acento tan marcado que no sabía pronunciar la zeta.La profesora le decía: -­¡Es zapato! a lo que ella siempre respondía -­Sapato, ­-Que no, ¡zzzzapato!, -­Sapato, ­-¡Con zeta!, ¡zapato!, ­-Sapato. Pilar ni siquiera entendía qué estaba haciendo mal.

En mi pueblo de Andalucía la cosa es más rara porque aquí sí que sabemos pronunciarlo todo, pero lo hacemos de una forma particular:

Lo normal en mi pueblo es el ceceo, o sea, cambiar las eses por zetas: niño, zaca la zandía la nevera pero no porque como Pili, no sepamos decir la ese. Es que hablamos así y punto. La ese se reserva para las palabras que tienen ch: no me ese muso, que no tengo hambre o bien pregúntale a la musasa.

Obviamente, no es que no sepamos cómo se dice la che porque en mi pueblo sabemos perfectamente quien es Chakira, Claudia Chifer y Cherlok Holmes y lo decimos así, con su buena che. Nada de sh ¿eso qué es? Ahora bien, se da el caso de lugareños que prefieren la sh para sustituir a la che: me he manshao o cuarto y mitá de shope. Lo que demuestra que no es falta de conocimiento, es una cuestión de gusto.

Es como cuando el andaluz que intenta hablar en inglés dice jelou, pero en plan jjjjjelou. Lo normal es que uno piense: pero a ve, si no dices nunca una jota, ¿por qué en inglés lo haces tan bien? Pero así es.

 

Marina Julia Martínez García del Moral
@sepuededecir

3

La solución: el andaluz.

-

Hace poco tiempo descubrí que hay palabras en castellano que no se pueden escribir. Es el caso del imperativo de salir. Para decir quiero que salgas al encuentro de fulanito no puedo escribir salle al encuentro porque se leería [sá.ye], pero sí que puedo pronunciar [sál.le].

El mismo problema tenemos en el andaluz. Nosotros decimos [dál.le] ¿Por qué? No lo sé, pero se dice ar favó y dal.le a la lu, que no se ve na, hal.lo por mi. Y no se puede escribir.

Este gusto por hacer doble una consonante no es un caso aislado. Mi amiga de Benacazón siempre dice el lotro día y en mi pueblo es común saltarse el semmáforo, lo juro. Afortunadamente los últimos no causan un conflicto de escritura.

Siendo un asunto polémico me enorgullece escribir que el andaluz tiene algunas soluciones:

La primera es hacer de una de las eles, una erre. Como hacemos en me duele lahparda o en me gusta el cardo de pollo. Escrito quedaría sarle al encuentro a fulanito. Sencillo.

La segunda, menos común, es modificar el imperativo original, el que no tiene pronombre. Tal y como hacemos en díceselo, cuya traducción al castellano sería díselo. Aquí hemos cambiado di por dice y luego hemos añadido los pronombres: dice-se-lo en lugar de di-se-lo. Si elegimos esta opción, cambiando sal por sale nos quedaría sale-le en lugar de sal-le: sálele al encuentro a fulanito. De una lógica aplastante.

En fin, que el andaluz es sabio aunque no podamos escribirlo.

 

Marina Julia Martínez García del Moral

1

ÍA, MAE

-

Llamar padre a un hijo es de las cosas más extrañas que he escuchado últimamente.

Hablando con Manuela, de Cantillana, de lo buenísimo que es su Juan me contaba que le decía

“Juan, padre, haz esto”, “Juan, padre, lo otro”. No entendía muy bien por qué si Juan era su hijo, lo

llamaba padre. Y me preguntaba si alguien que no conociera a Manuela podría saber si Juan era su hijo o

su padre.

¿Qué opina de esto mi propia madre?: “Po no se por qué lo ves tan raro. Tú a mi siempre me

llamas hija”. Y no lo había pensado pero, otra vez, tiene razón. Lo mío es más un ía: “mamá, ía, hay que

ve cómo ere”, pero ¡ahí está!, llamo a mi madre hija con bastante frecuencia. Parece que se usa cuando te

quieres referir a tu interlocutor, si hay cierta confianza.

Algo parecido y curiosísimo es el omío de El Viso del Alcor que, según me explican, viene de

hijo mío. Lo cual es raro, porque cuando se trata de una mujer se transforma en omía y no en amía, como

correspondería al venir de hija mía: “Alcora, omía, ¿cómo está tu madre?” (que me corrija si me lee alguien

de El Viso).

En mi pueblo lo suyo es lo de chocho. No es raro ir a un comercio y que la dependienta te

atienda con un “a ve, chochete, ¿qué te pongo?”. Como el polémico miarma, que se usa casi en cualquier

contexto.

Padre, ía, omío, chocho o miarma. Tanto si las reconoces como si no, estaremos encantados de

que nos cuentes cuál se usa en tu entorno.

2

Se escriben igual, se pronuncian diferente.

-

¿Quien ha dicho que el español se lee como se escribe? El andaluz, no.

Yo doy un paso más y digo que existen palabras que escribiéndose igual se pronuncian diferente.Tal es, por ejemplo, desmayado.

Desmayado pronunciado como se escribe, significa que ha perdido la fuerza, el vigor o el ánimo: sa desmayao der disgusto. Pronunciado enmayao, no hay duda, significa que tiene un hambre atroz, insuperable: dal.le de comé ar niño, que está enmayaíco. Nadie dice *se ha enmayado del susto. No, porque enmayao es de hambre.

Higo pronunciado como se escribe, es la fruta de la higuera: de higos a brevas. Pronunciado jigo, hace clara referencia a los genitales femeninos: ¡estoy hasta er jigo! Nadie dice *¡qué jigos más ricos! No, porque estaría muy feo ya que no entenderíamos que se está comiendo fruta.

Si conoces alguna más, estaré muy agradecida si la compartes.

Marina Julia Martínez García del Moral

@sepuededecir

5

¿Saborío o esaborío?

-

Muchos la usamos pero ¿cómo se escribe saborío? ¿De dónde viene?

Al oído igual suena esaborío que saborío. Empezamos por buscar en el diccionario sin suerte, no están. Lo intento poniéndome fisna y busco esaborido saborido. Vamos bien, el diccionario, que es listísimo, me recomienda mirar desaborido. Entonces recuerdo haberla escuchado millones de veces en mi pueblo: “hay que ve qué niño máh dezaborío”. ¿Cómo no se me había ocurrido? Pincho y ahí está.


Parece que la tercera definición podría ser lo que busco: persona sosa, de carácter indiferente, pero no me quedo tranquila. En mi pueblo, además de llamar dezaboríaa la gente sosa, también se le llama a la gente que tiene malaje.

Entonces recuerdo que mi madre, con mucha lógica, siempre se autocorrige y utiliza desabrido. “¿No ves que viene de no tener sabor?” Nunca me convenció, pero es el momento de comprobarlo.


¡Olé por mi madre! Según el DRAE, desabrido es que no tiene sabor. Pero además la cuarta acepción (adj. Áspero y desapacible en el trato) se ajusta mucho al significado que se le da en mi pueblo. Es más, anda que no se oye veces lo de “¡qué día máh saborío!” (3. adj. Dicho del tiempo: Destemplado, desigual).

¿Entonces? ¿Cómo queda la cuestión?

Mi interpretación es que si dices saborío, desaborío o esaborío no fallas, siempre aciertas. Si escribes, ¡cuidado!, tienes que hacer la distinción: para hablar de alguien soso utiliza desaborido, para hablar de una persona desagradable o de un día desapacible debes usar desabrido.