VES MENOS QUE PEPE LECHE

El origen de la expresión, etimología del dicho

La información de Pepe Leches es escasa y más con olor de leyendas que de verdades, lo cierto es que en toda Andalucía se emplea el dicho y se atribuye como expresión local, y por ser esta mayor frecuencia de uso en nuestra región nos hace pensar en un más que probable origen andaluz, en contra del guardia municipal madrileño llamado José Fernández, que debido a su extrema miopía repartía golpes –o sea, “leches”– sin saber a quién golpeaba

Pues bien, estos Pepe Leches andaluces anónimos son tres Josés candidatos: un lechero de El Viso del Alcor (Sevilla) que vivió a principios del siglo XX,  un granadino que se caía continuamente por no usar gafas y era catador de piononos o un malagueño amante del alpiste en tabernas …

Pepe Leches de Sevilla:

Pepe era un lechero de El Viso del Alcor (Sevilla) que vivió a principios del siglo XX. Iba un día infausto por el campo y se cayó en un pozo ciego que estaba sin labrar, o sea, sin brocal. Sus descendientes conservan el simpático apodo. ¿Alguien del Viso del Alcor los conoce? o son como el perro de Ricky Martin…

Pepe Leches de Granada:

“Pepe Leches”, natural de Granada y fallecido durante la guerra civil al intentar ordeñar a un toro semental de la ganadería Frías Hermanos. Por ser corto de vista desde muy niño, aprendió a desarrollar sus otros sentidos y en 1932 lo encontramos de de catador de piononos en La Flor de Pinos-Puente próspera confitería de esa ciudad que durante la República disputó la fama del pionono a los clásicos de Santa Fe. Pues bien, dicen que el apodo de “Pepe Leches” le sobrevino como consecuencia de tanto costalazo que se metía

El Pepe Leches de Málaga:

Y por último también los sitúan en las tabernas malagueñas, to tajao pegando cambayas, en un diccionario de habla malagueña: “…Pepe Leches. — Mote popular de un personaje del siglo pasado que, al parecer, frecuentaba demasiado las bodegas, y no sabemos si porque siempre andaba curdela , o porque sufría algún defecto en la vista…” (Juan Cepas – 1985)

¿Y tú que piensas?

       
 

¿Conoces más palabras andaluzas?

Cubicando…

Share Button

10 Comentarios

  1. Este comentario está muy mal orquestado. Peter Leichestein existio de verdad y era un comerciante de origen bávaro proveedor de productos a puertos del mediterráneo español como por ejemplo Málaga. Llevaba antiparras poco precisas por la época y a consecuencia de ello llamaba la atención a cualquier salida de productos suyos del navío que los contenía. Infórmense mejor antes de intentar atraer audiencia con información a medias y disfrazada. HAY QUE DOCUMENTARSE MEJOR ANTES DE PROMOVER LEYENDAS FALSAS.

    1. Por supuesto que Peter es Pedro y no Pepe y además ese Peter no es inglés ( que se pronunciaría “piter”) es nórdico y se pronuncia “peter”. Pero no es trascedente que sea Pepe o Peter, ya que los nombres se deforman (y más en nuestra tierra) con el boca a boca al paso de los siglos…y sin tantos siglos también.
      Por ejemplo otra deformación de aquella época sería la anécdota que hubo con la plantación de Sequoyas americanas de las que trajo plantones a tierras granadinas el Duque de Welintong. Éste por pura vanidad y aunque ya tenían su nombre, las llamó Welintonias. Nuestra gente de entonces adaptó cómodamente el nombre a su rudimentario entendimiento y las acabó llamando “Mariantonias”.
      En ese caso, no es para nada raro pensar que una expresión como Peter Leichenstein acabara vocalizándose como “Pepe-leches”
      Por otro lado también las leyendas se deforman y toman disparatadas diferencias de una comarca a otra. Si se documenta descubrirá que no es “mI versión” como usted dice, sino el auténtico origen al que dio lugar la expresión. Lo siento por la divertida versión del borracho, pero tampoco es correcta.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.