Tapar una puerta con ladrillos. Una puerta lodada es, normalmente el hueco que ocupaba dicha puerta en una pared, normalmente gruesa, y que puede utilizarse como armario.