Dícese de la divertida afición de los benjamines del barrio a alcanzarse entre ellos en la cabeza con una buena piedra. Acto seguido aparecen en escena madres, abuelas y vecinas de los interfectos y, en buena armonia, acuerdan tomarse unas pastitas y un café