Dícese del colgao a quien ya todo el mundo reconoce serios problemas psíquicos y empiezan a temer por sus locuras.