Dícese de la época del año en la que, bien sea por la coincidencia con la Semana Santa, la feria del Carmen o cualquier otro acontecimiento importante para los isleños, el viento de levante se empecina en destrozar nervios, ilusiones y cristales.