Satisfecho, atiborrado de comer y beber. Ponerse púo.