en el juego infantil, cuando la pelota impulsada queda al borde del hoyo.