Solía ser una broma de los albañiles con los niños o incautos. Se le decía ve anca fulano por la piedra de afilar los palaustres, llegaba anca el fulano y este solía decir “mira esa piedra es” señalando un pedrusco grandote. Cogía el incauto y la llevaba