De las pitas se hacen cuerdas que suelen romperse con facilidad. Se suele decir cuando alguien tiene poca fuerza.