Se suele decir cuando alguien es muy bruto.