Con prisas: «Voy de orza, no puedo pararme»