Partirle la cabeza a alguien.