Estado de agotamiento mental al que se llega por la reiteración de un problema, o por la acumulación de diversas cuestiones que, poco a poco, van minando el ánimo de la persona. Por ejemplo, la realización de un vocabulario.