Retorcido. Decir de una persona que «viene con los cuernos revoleaos» es anunciar que dicha persona está en un estado de alteración y cabreo tal, que no es recomendable llevarle la contraria en nada de lo que diga o haga.