Tener a alguien bastante entretenido o con el espíritu en vilo.