descalabrar, herir en la cabeza a alguien