Se suele decir cuando alguien deja comida en el plato, que puede ser o por que no le gusta o porque no tiene hambre.