Debido a la educación de los portugueses, que suelen dar los buenos días, hasta luego etc etc sin faltar un perejil.