utensilio de hierro con patas tres o cuatro sobre el que se colocaba la olla al fuego. Hay un dicho sobre esto. «Estoy peor que el que se tragó las estreores» se suele referir a agobios de dinero y otras preocupaciones.