Sorprenderse, asombrarse. Se te caen los palos de sombrajo como a Salomón su templo. Te desmoronas