Tener los pelos de las cejas a contrapelo.