Hacer aspavientos, es decir, demostrar exageradamente espanto, admiración o sentimiento.