Romperse en mil pedazos.