metáfora para atribuir el trayecto de ida al campo santo.