En el juego del pique. Sitio donde se podía hacer de todo sin perder.