Acción de cerrar la puerta de un comercio en las narices de un cliente, dejándolo fuera. Sobre todo, si la puerta es de las que se cierran de arriba abajo produciendo un ruido ensordecedor que hace aun más humillante la situación para el susodicho cliente.

La palabra podría venir del ruido tan característico que se produce al subir y bajar ciertas persianas muy abundantes en el sur.

En Dos Hermanas: percianazo.

 

Yo lo he oído en mi pueblo, no sé si se dirá también en otros sitios.

Enviado por: @sepuedecir

       
 

¿Conoces más palabras andaluzas?

Cubicando…

Share Button