El que terminaba con una brecha cuando le daban con un pelote lebrijano.