EL QUE ES MUY ENCOJIDO Y MISERABLE, Y NO COME POR NO CAGAR, SE PUEDE SER ENSORRIBLE, RABIANTÍN Y GURRUMINO. EL QUE ES ASÍ DISFRUTA DE UNA VIDA QUE NO MERECE LA PENA VIVIR.