Estar sin poder pegar ojo esperando algo con impaciencia.