En Coín se le llama «cirila» a la fuente para beber que suele haber en parques, plazas o calles.